miércoles, 2 de noviembre de 2011

Doscientos trece: La lluvia, Medea

Yo estuve todo el día a punto de llorar. Así es el período pre-menstrual. A veces hay que forzarse a llorar, sino el día es el que termina llorando.
Me interno en una obra de teatro físico. Todo lo que me sucede durante la obra es exclusivamente físico. Los pelillos electrizados, la garganta con una boa. Estoy a punto de llorar a los pies de Medea. Y no lloro pero salgo, y allá fuera todo llora.
Share/Bookmark

2 comentarios:

papabubble barcelona dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
AC dijo...

bueno, hace un tiempito ya que llegué a este blog siguiendo las miguitas desde otros bloses y la verdad es que me gustan mucho tus breves crónicas, son tan precisas, tan.

saludos!

Publicar un comentario