miércoles, 19 de agosto de 2015

Trescientos sesenta y cuatro: Los motores en el living comedor

El living comedor me queda chico para el baile expansivo, porque cuando yo voy a las clases ella me dice ocupá el espacio y yo trato de crecer en el espacio pero el espacio no crece para mí, es siempre el mismo y los dos no entramos. Y el otro día yo mentía con el cuerpo. No sabía que eso era posible, yo creía que solo se podía mentir con las palabras y al final no entiendo, porque la danza es una ficción, me dice. Busco el motor, cada pequeño motor en cada articulación, en cada sección del cuerpo busco. La mano que tira hacia arriba, la rodilla hacia delante, la cadera que gira, la cabeza que se cae y arrastra todo. En mi casa no me miente, profe. La expansión me la limitan los muebles. Creo entonces que son, más bien, motores de búsqueda.
Share/Bookmark

1 comentarios:

i dijo...

no te expandas para arriba que con dos centímetros más ya vas a poder perforar el piso del noveno

Publicar un comentario